Gorros de lana hechos a mano con cariño

Mesa de trabajo De la Oveja a la Cabeza - gorros de lana artesanales

El 100% de los gorros de lana que os mostramos en este espacio han sido confeccionados a mano con lanas de primera calidad, cuidando hasta el más mínimo detalle.

Hoy os queremos hablar de cuando empezamos a darle forma a este proyecto. A nuestros gorros de lana. Y es que, como muchas ideas, nació ya con unos principios muy claros. ¿Os gustaría saber cuales son? Pues venga que os los contamos de forma resumida:

El primero es que todos los gorros de lana que vamos a ofrecer tienen que estar hechos a mano. Y bien hechos. Exactamente como si los quisiéramos comprar nosotros. ¿Qué significa esto? Pues que no queremos vender un simple gorro de lana. Y menos un simple gorro de lana mal acabado. Y es que para nosotros la elaboración es muy importante. Por ello, tras finalizar un modelo, lo primero que hacemos es revisarlo – casi puntada por puntada – para que no se nos quede nada en el tintero. Y en caso de que se quede, descartamos ese gorro para la venta. ¡Qué le vamos a hacer! ¿No seremos demasiado perfeccionistas?

El segundo principio es que no vamos a usar una lana cualquiera. Ni una lana cualquiera adquirida en algún establecimiento de poca reputación. Tan importante para nosotros es la artesanía bien hecha como la materia prima de calidad. Por ello, todos los gorros que ofrecemos en este espacio han sido confeccionados con lanas de primera calidad, lo que garantiza una mayor suavidad y un mayor ciclo de vida para estas prendas. ¡Nos encanta este punto!

El tercero es que vamos a presentar cada gorro de lana de una forma muy cuidada. Lo que significa que había que diseñar una etiqueta chula para coserla en la cada gorro, además de una bolsita de algodón que sirviera para presentar el gorro y que, a la vez, pudiera tener un uso alternativo tras la compra. ¡No nos gustan los plásticos!

Y esto es lo que hemos hecho desde principios de 2016. Pensar, diseñar y confeccionar. Y no os vamos a mentir, todo surgió merendando y tomando unas cervecitas – libreta en mano – en el sofá de casa. Y sí, hacía mucho frío. A lo mejor es por eso que pensamos en hacer gorros y no bañadores. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta la política de cookies. Hacer click en el enlace para obtener más información. ACEPTAR

Aviso de cookies